sábado, 27 de julio de 2013

VIERNES EN RIO DE JANEIRO

DÍA DE CONFESIONES
El papa Francisco confesó hoy en el parque Quinta da Boa Vista de Río de Janeiro a cinco jóvenes, tres muchachos y dos muchachas, en el acto más íntimo y reservado de los programados durante la XXVIII Jornada Mundial de la Juventud.



En el parque Quinta da Boa Vista han sido instalados 50 confesionarios para que los jóvenes que asisten a la JMJ de Río puedan confesarse en la que ya se conoce como "fiesta del perdón".

Tras confesar a los jóvenes, el papa Francisco se trasladó en el papamóvil descubierto, en una jornada soleada después de varios día de lluvia, al palacio arzobispal de Río de Janeiro, donde mantendrá un breve encuentro privado con varios jóvenes que cumplen prisión.

Después rezará el ángelus desde el balcón central del palacio arzobispal, se reunirá con los miembros del comité local de la JMJ y almorzará en el palacio arzobispal con doce jóvenes, dos por cada continente, más otros dos brasileños.

ANGELUS

Ante miles de personas, el Papa Francisco rezó el primer ángelus de la Jornada Mundial de la Juventud.

Desde el palacio arzobispal de San Joaquín, Francisco habló de la necesidad de fortalecer el vínculo entre los jóvenes y los ancianos.

El 26 de julio se celebra el día de los abuelos de Jesús, San Joaquín y Santa Ana, padres de la Virgen María. El Papa subrayó la importancia de la familia y del diálogo entre los jóvenes y ancianos, un tesoro, dijo, que tenemos que preservar.

No hay comentarios:

Publicar un comentario