viernes, 26 de julio de 2013

JUEVES EN RIO DE JANEIRO

EL PAPA RECIBE LAS LLAVES DE LA CIUDAD

El Papa Francisco recibió en el Palácio da Cidade, las llaves de la ciudad de Río de Janeiro. Un joven con discapacidad entregó la distinción al Pontífice. Eduardo Paes, alcalde de la ciudad, acompañó a Francisco hasta el balcón del ayuntamiento donde el Papa bend ijo las banderas Olímpicas. Río de Janeiro será la sede de los próximos Juegos Olímpicos y Paralímpicos de 2016.




Luego visitará la favela de Manguinhos, en la que viven unas 50.000 personas.





"Nadie puede permanecer indiferente ante las desigualdades que aún existen en el mundo".

  El Papa Francisco visitó esta mañana la comunidad de Varginha, una favela pacificada de Rio de Janeiro, donde vivió momentos de gran cercanía con los fieles.

El Pontífice recorrió a pie algunas calles e incluso ingresó por unos minutos a una vivienda.


 En un sencillo acto, el Papa escuchó el testimonio de un matrimonio del lugar, recibió obsequios y ofreció un mensaje de esperanza a los más pobres.














"Habría querido llamar a cada puerta, decir «buenos días», pedir un vaso de agua fresca, tomar un «cafezinho», no un vasito de cachaça, hablar como amigo de casa, escuchar el corazón de cada uno, de los padres, los hijos, los abuelos..."




https://www.facebook.com/media/set/?set=a.644132662264442.1073741987.261761113834934&type=1


JOVENES PEREGRINOS EN COPACABANA

Por la tarde, a las seis, tendrá el primer gran encuentro con los jóvenes peregrinos.


Se calcula que un millón de peregrinos llegaron hasta la playa de Copacabana para la Fiesta de Bienvenida de la Jornada Mundial de la Juventud.


El Papa Francisco abundó en gestos de cariño hacia los presentes y celebró los actos artísticos que se presentaron en la velada.



En su mensaje pidió a la juventud poner a Cristo en su vida para no quedar defraudada.



 "El tener, el dinero, el poder pueden ofrecer un momento de embriaguez, la ilusión de ser felices, pero, al final, nos dominan y nos llevan a querer tener cada vez más, a no estar nunca satisfechos, y terminamos empachados, pero no alimentados y es muy triste ver una juventud empachada, pero débil. La juventud tiene que ser fuerte, alimentarse de su fe y no empacharse de otras cosas”, afirmó.



El Papa toma mate que un peregrino le invita en el camino.






El Arzobispo de Río saluda al Papa Francisco al inicio de la fiesta



Desde el Corcovado, el Cristo Redentor nos abraza y nos bendice. Viendo este mar, la playa y a todos ustedes, me viene a la mente el momento en que Jesús llamó a sus primeros discípulos a orillas del lago de Tiberíades. Hoy Jesús nos sigue preguntando: ¿Querés ser mi discípulo? ¿Querés ser mi amigo? ¿Querés ser testigo del Evangelio? En el corazón del Año de la Fe, estas preguntas nos invitan a renovar nuestro compromiso cristiano. Sus familias y comunidades locales les han transmitido el gran don de la fe. Cristo ha crecido en ustedes. Hoy quiere venir aquí para confirmarlos en esta fe, la fe en Cristo vivo que habita en ustedes, pero he venido yo también para ser confirmado por el entusiasmo de la fe de ustedes. Ustedes saben que en la vida de un obispo hay tantos problemas que piden ser solucionados. Y con estos problemas y dificultades, la fe del obispo puede entristecerse, Qué feo es un obispo triste. Qué feo, que es. Para que mi fe no sea triste he venido aquí para contagiarme con el entusiasmo de ustedes.

Foto: Esta semana, Río se convierte en el centro de la Iglesia, en su corazón vivo y joven, porque ustedes han respondido con generosidad y entusiasmo a la invitación que Jesús les ha hecho para estar con él, para ser sus amigos.

El tren de esta Jornada Mundial de la Juventud ha venido de lejos y ha atravesado la Nación brasileña siguiendo las etapas del proyecto “Bota fe - Poned fe”. Hoy ha llegado a Río de Janeiro. Desde el Corcovado, el Cristo Redentor nos abraza y nos bendice. Viendo este mar, la playa y a todos ustedes, me viene a la mente el momento en que Jesús llamó a sus primeros discípulos a orillas del lago de Tiberíades. Hoy Jesús nos sigue preguntando: ¿Querés ser mi discípulo? ¿Querés ser mi amigo? ¿Querés ser testigo del Evangelio? En el corazón del Año de la Fe, estas preguntas nos invitan a renovar nuestro compromiso cristiano. Sus familias y comunidades locales les han transmitido el gran don de la fe. Cristo ha crecido en ustedes. Hoy quiere venir aquí para confirmarlos en esta fe, la fe en Cristo vivo que habita en ustedes, pero he venido yo también para ser confirmado por el entusiasmo de la fe de ustedes. Ustedes saben que en la vida de un obispo hay tantos problemas que piden ser solucionados. Y con estos problemas y dificultades, la fe del obispo puede entristecerse, Qué feo es un obispo triste. Qué feo, que es. Para que mi fe no sea triste he venido aquí para contagiarme con el entusiasmo de ustedes.


https://www.facebook.com/photo.php?fbid=10151471243136846&set=a.10151471118911846.1073741834.39783131845&type=1&theater


No hay comentarios:

Publicar un comentario