miércoles, 20 de febrero de 2013

CASA DE SABTA MARCA ROMA

CASA DE SANTA MARTA, ALBERGUE DE LOS CARDENALES EN EL CONCLAVE

Archivo:Vatican 1.jpg


Los cardenales de todo el mundo que llegaron a Roma para asistir al Conclave  se alojaran en la llamada Casa Santa Marta o Domus Sanctae Marthae una residencia construída por  Juan Pablo II
La "Domus Sanctae Marthae", nombre oficial de la residencia Santa Marta, se levanta en el mismo lugar donde hace años estaba el Hospicio del mismo nombre, a pocos metros, a la derecha, de la basílica de San Pedro.

Al momento de la Sede Vacante, la “Domus” es liberada de cuantos la ocupan para alojar a los Cardenales Electores.

Aparte del Cónclave, en la que sólo puede ser usada por los cardenales,

 Santa Marta se utiliza en tiempos "normales" como alojamiento de personalidades, purpurados y prelados que visitan el Vaticano.

La "casa de los cardenales electores", como ya se le conoce, tiene cinco plantas, 106 confortables habitaciones tipo "suite", 22 habitaciones individuales,  numerosos salones, que serán usados por los "Príncipes de la Iglesia" para cambiar impresiones.

Las habitaciones se han asignado por sorteo, de acuerdo con la norma papal. Cada una de las cuales dispone, además del correspondiente cuarto de baño, de un estudio y una librería.
 Y un apartamento para el Papa que sea elegido.

Habitación en Santa Marta que usará el Papa cuando sea elegido. | Efe


 Las paredes están decoradas con cuadros que representan, entre otros, a Cristo, la Virgen y san Pedro, y hay varias estatuas de Juan Pablo.

Dispone de una luminosa capilla presidida por un crucifijo de madera tallada.
Capilla de la residencia Santa Marta. (Foto: REUTERES)

 El comedor, amplio, luminoso y de mármol, está distribuido en numerosas mesas para siete comensales, que usarán los cardenales para intercambiar opiniones a la hora de las comidas.

Como establece la normativa vaticana, durante el Cónclave el aislamiento de los electores será total y deberán abstenerse de correspondencia epistolar, telefónica o por otros medios con personas ajenas al cónclave.

 Por ello, durante los días del Cónclave desaparecerán de Santa Marta las televisiones, teléfonos, radios y cualquier otro medio que pueda violar lo estipulado por Juan Pablo II en la Constitución Apostólica "Universi Dominici Gregis", sobre la Sede Apostólica y la elección del nuevo Pontífice.


La actual casa de Santa Marta es una Fundación.
 Anteriormente existía la casa albergue de Santa Marta y en su interior el Dispensario Pontificio de Santa Marta.

 Es administrada por la congregación de las Hijas de la Caridad de San Vicente de Paul, que hoy en día es la congregación religiosa femenina más numerosa en el mundo, contando con 22 mil religiosas.

Al momento de la Sede Vacante, la “Domus” es liberada de cuantos la ocupan para alojar a los Cardenales Electores.

El edificio que hoy ocupa el Domus Sanctae Marthae, fue con anterioridad una casa de asistencia para enfermos, constituida por el papa León XIII, para atender a los enfermos de la epidemia de cólera que azotó Roma en 1881.

 Igualmente, en tiempos del Holocausto durante la Segunda Guerra Mundial, fue utilizada para refugiar a prófugos judíos y representantes diplomáticos que rompieron relaciones diplomaticas con Italia.

Con la promulgación por Juan Pablo II de la Constitución Dogmática Universi Dominici Gregis el 22 de febrero de 1996, la casa fue constituida como el lugar de descanso de los cardenales participantes en el cónclave,1 por lo que, junto con la Capilla Sixtina, el domus se convirtió en una de las dos sedes más importantes donde se desarrolla el cónclave.

No hay comentarios:

Publicar un comentario