jueves, 11 de mayo de 2017

LA GIRALDA DE SEVILLA

LA GIRALDA






 Fue construida a semejanza del alminar de la mezquita Kutubia de Marrakech (Marruecos), aunque el remate superior y el campanario que eleva y estiliza su estructura, es renacentista.
Las obras se iniciaron en el año 1.184 bajo la dirección del arquitecto Ahmad Ben Baso.
 La torre tenía una altura de 82 m. Según cuenta el cronista Ibn Sahib al-Salá, las obras se concluyeron el 10 de marzo de 1.198, con la colocación del yamur, cuatro esferas de bronce dorado de diámetro decreciente en el remate superior de la torre.

El alminar o torre arranca sobre un basamento de piedra en el cual se advierten sillares que proceden de antiguos edificios romanos de Sevilla

 A raíz del gran terremoto ocurrido en 1.356 cayeron las esferas que la coronaban.

El cuerpo principal es de planta cuadrada, en el que la cara oeste mira al patio de los Naranjos, la este a la plaza de la Virgen de los Reyes, la norte a la calle Placentines y la sur a la plaza del Triunfo.


  Cuerpo de campanas
En el siglo XVI, se añadió el cuerpo de campanas a cargo del arquitecto Hernán Ruiz II, que además fue encargado por el Cabildo catedralicio, para que el nuevo cuerpo tuviera un remate en forma de estatua que representa La victoria de la Fe.

 La fusión del cuerpo superior renacentista con el inferior almohade esta realizada de forma perfecta y armoniosa, fundiéndose de manera admirable elementos arquitectónicos de dos culturas distintas, separadas por cuatro siglos en el tiempo.




 El campanario contiene cuatro espadañas, que miran a cada uno de los puntos cardinales, con seis campanas cada una; en total, veinticuatro campanas más la situada junto al reloj, conocida por la de San Miguel de las Victorias.




 rematado con la llamada Terraza de las Azucenas, por las cuatro jarras de azucenas de bronce, una en cada esquina, obras colocadas originalmente en 1.751 y restauradas por el orfebre Fernando Marmolejo Camargo, conocido popularmente como "el prioste de la Giralda"


Las obras de Hernán Ruiz finalizaron en 1565 tras siete años de trabajos. Los tres años sucesivos se emplearon en labores ornamentales.
El 28 de febrero de 1568 el fundidor Bartolomé Morel se comprometió a realizar estas jarras, de hierro y bronce, diseñadas por Hernán Ruiz.24 Hernán Ruiz inspiró su diseño en un aparato llamado eloípilas, usado para estudiar los vientos, que es mencionado en el Libro I, Capítulo VI de
Los diez libros de Arquitectura del arquitecto romano Marco Vitruvio.25
 La intención original de estas jarras era introducir unas luminarias, es decir, unas mechas que se encendieran en los días señalados del año, ya fuere por motivos religiosos, victorias militares o entronaciones.

La Giralda
Bartolomé Morel tardó tres meses en hacerlas, y en junio acudió Antón Pérez para dorarlas, aplicándoles además barniz y aceite de linaza.
 En 1751 fue cuando se introdujeron las azucenas en las jarras.
 El autor de estas azuceras fue Basilio Cortés, que además doró las azucenas y la bola sobre la que se asienta el Giraldillo, llamada entonces "la tinaja".

campana_Giralda_de_Sevilla

 Las azucenas han sido símbolo de la Pureza, al menos, desde el siglo XV.

Cuerpo del reloj
 Después viene el cuerpo del Reloj, el primero que se instaló en un edificio de Sevilla. Ya no existe, pero aún se conserva la maquinaria.





 Cuerpo de las estrellas o del pozo


 en cuyo friso figura una inscripción bíblica que recorre las cuatro caras de la torre y dice "TURRIS FORTISSIMA NOMEN DNI PROVERB. 18", colgando en su interior la campana más antigua de la torre, la de San Miguel de las Victorias, que da las horas del reloj.


Sobre el cuerpo de las Carambolas se encuentra el de las Estrellas, techado con una cúpula y el cupulín o tinaja, esfera de bronce de color negro y 1,45 metros de diámetro sobre la que se asienta la escultura de la veleta.

 Cuerpo de las carambolas o redondo.

 el primero de carácter circular, y llamado así por los remates pétreos en forma esférica.

Imagen relacionada
 El primero es el de las Carambolas, llamado así por los remates pétreos que lo rodean; está situado sobre la terraza del campanario, conocida como de las Azucenas, por las cuatro jarras con estas flores que adornan las cuatro esquinas y que simbolizan la pureza de María.


 El penacho.
 que acaba en una cúpula Esfera de bronce sobre la que se asienta la escultura de la veleta, es conocida con el nombre de la tinaja, tiene 1,45 metros de diámetro.

 La veleta

 que representa la victoria de la Fe cristiana, conocida como Giraldillo, fue realizada entre 1566 y 1568, terminándose de colocar el 13 de agosto de este año.
La estatua fue fundida en bronce por Bartolomé Morel, según modelo realizado con toda probabilidad por Juan Bautista Vázquez el Vie

Sin embargo, modernas hipótesis aventuran que puede representar La Fortaleza , según se desprende la inscripción escrita en el cuerpo del Reloj: "Turris Fortissima Nomen DNI. Proverb. 18"
 Dicho Proverbio reza así: "Torre fuerte es el nombre de Iahveh, a ella se acogerá el justo y estará seguro".

 La estatua, fundida por Bartolomé Morel, fue instalada en 1.568. La palabra “Giralda” proviene de «girar» y significa «veleta de torre que tiene figura humana o de animal».
.


 Otra curiosidad es que Hernán Ruiz dispuso la colocación de 144 puntos de luces en el añadido renacentista. La causa era la utilización de la Giralda como elemento de iluminación de la ciudad para la celebración de determinados acontecimientos, tanto de carácter religioso, (elección de un Papa, canonización de un santo o la entrada de un nuevo arzobispo en la ciudad) como de carácter civil, (el matrimonio de un rey, o nacimiento de un príncipe). También en algunos casos por haber conseguido alguna importante victoria militar.
 A partir del año 1.565, parte de la Giralda estuvo decorada con pinturas al fresco, sobre todo en los espacios situados bajo los paños de sebka (dos en cada lado) y en las claves de los arcos. De su realización se encargó el pintor Luis de Vargas, estando representados los padres de la iglesia, apóstoles y santos patronos sevillanos.

En el siglo XVIII se tuvieron que restaurar, ya que prácticamente habían desaparecido. Finalmente se eliminaron y hoy día ya no queda nada de ellas.


SUBIDA A LA GIRANDA
 A la Giralda se sube hasta el campanario mirador por treinta y cinco cómodas rampas diseñadas para subir a caballo o mula, con el fin de faclitar al almuecín de turno la llamada a la oración.


 Cuenta la leyenda que cuando Fernando III entró en la ciudad, subió con su caballo las rampas, con el fin de observar la ciudad que con tanto esfuerzo había conquistado.

Resultado de imagen de la giralda de sevilla
 Una vez arriba la visión que se nos presenta es espectacular: a nuestros pies, torreones, cúpulas, espadañas, azoteas, plazas y jardines; y el laberinto de calles del Barrio Santa Cruz; la Plaza de Toros de la Real Maestranza de Caballería, la Torre del Oro, el Río Guadalquivir y sus puentes: el del Centenario, de las Delicias, de los Remedios, de San Telmo, el de Triana, el del Cachorro, La Cartuja y Alamillo; la Isla de la Cartuja, sede de la Exposición Universal de 1.992, ... y rodeando a Sevilla las colinas del Aljarafe y los Alcores, y más a lo lejos se vislumbra la Sierra Norte sevillana.






 USOS DE LA GIRALDA

Resultado de imagen de la giralda de sevilla
 Desde su construcción la Giralda ha sido utilizada como:
 Elemento de llamada religiosa.
Vivienda. Para el alcaide y los camapaneros.
 Granero. Según queda recogida en sus actas.
 Rogativas. Para pedir que cesaran las lluvias que durabas más de cuarenta días.
Veleta. Cuando cayeron los elementos decorativos, tras un terremoto, se construyó un campanario, rematado por una veleta.
Reloj. Actualmente en desuso pero se conserva la maquinaria del reloj que se instaló en 1400.

Atalaya. Para vigilar y defender la ciudad.
Pararrayos. Los primeros pararrayos se colocaron a partir de 1884.
 Luminaria. Cuando se celebraban determinados acontecimientos se utilizaba como elemento de iluminación.

No hay comentarios:

Publicar un comentario