martes, 11 de febrero de 2014

UN AÑO DE SU RENUNCIA

Así fue la renuncia de Benedicto XVI.

 Vaticano, 11 de febrero 2013, un lunes como cualquier otro.

 A las 11 am Benedicto XVI se reúne con los cardenales que viven en Roma para anunciar tres canonizaciones. Pero por sorpresa, añade otro elemento a la lista de asuntos

 


Benedicto tenía 85 años, y en pocos segundos cambió el concepto de papado. La noticia dejó sin palabras a los cardenales. Eran los únicos en el mundo que sabían la noticia, junto a algunos periodistas que escucharon la declaración desde la Sala Stampa.





BENEDICTO XVI UNA FUENTE DE AGUAS CLARAS


El espíritu reformador y el brío misionero del papa Francisco beben de las aguas profundas del pontificado luminoso, pero también sufriente, de Benedicto XVI. Como ha dicho su fiel secretario Georg Gänswein, a través de los sufrimientos, vividos siempre desde la altura serena de la cruz, esas aguas han sido frescas y claras, e irrigarán durante mucho tiempo el cuerpo de la Iglesia, por la que lo ha entregado absolutamente todo. Yo, desde luego, se lo agradeceré mientras viva.


Artículo completo de José Luis Restán en

http://www.paginasdigital.es/v_portal/informacion/informacionver.asp?cod=5253&te=15&idage=9551&vap=0

No hay comentarios:

Publicar un comentario