miércoles, 17 de enero de 2018

LA MURALLA DE LA ALHAMBRA

La Alhambra se encuentra rodeada por una muralla que la hacía inexpugnable a cualquier ataque, enlazándola con la muralla general de la ciudad de Granada.

 Esta muralla tiene una longitud de 1.730 metros.
En la actualidad tiene 31 torres (interiores y exteriores, contando con la llamada Torre de Los Carros, desaparecida al construir en el siglo XVI la llamada actualmente Puerta de Los Carros).

Nombradas de Oeste a Este, comenzamos por la llamada Torre de La Pólvora (marcada en el mapa con el número 5) y terminamos en la llamada Torre de La Justicia o de La Explanada (número 38).


2 Torre de la Vela. 3. Torre de los Hidalgos. 4. Torre de las Armas 5. Torre de la Pólvora. 6. Torre de la Sultana. 7. Torre del Cubo. 8. Torre del Homenaje. 9. Torre Quebrada. 10. Torre Hueca. 11. Torre de Mohamed. 12. Torre de Machuca 15. Torre de Comares. 17. Torre del Peinador. 20. Torre de las Damas. 21. Torre del Oratorio. 23. Torre de los Picos. 24. Torre del Cadí. 25. Torre de la Cautiva. 26. Torre de las Infantas. 27. Torre del cabo de la Carrera. 28. Torre del Agua. 29. Torre de Juan de Arce. 30. Torre de Baltasar de la Cruz. 31. Torre de Siete Suelos. 32. Torre del Capitán. 33. Torre de la Bruja. 34. Torre de las Cabezas. 35. Torre de los Abencerrajes. 36. Torre de los Carros. 37. Torre de Barba. 38. Torre de la Justicia.



Cada una de las torres tiene una historia y construcción particular. Algunas de ellas fueron voladas en 1812 por las tropas napoleónicas. Existen dos tipos de torres: las militares, dispuestas a lo largo de toda la muralla y comunicadas entre sí por el camino de Ronda, y las torres de vivienda: son la torre de la Cautiva y torre de las Infantas. Son de mayor tamaño que las primeras y albergan en su interior una casa.




Por la cara interna de la muralla corría a lo largo del perímetro un camino de ronda que ponía en comunicación los diversos recintos y servía, en caso de asedio, como foso de protección. Pero no sólo tiene carácter estratégico, sino que también forma parte de la estructura urbana de la Alhambra. Su construcción estuvo diseñada para cumplir dos funciones.
 Por una parte, sería un foso cuyos accesos quedarían cerrados en caso de asalto; y por otra, pudo actuar como deambulatorio que deja autónomo el perímetro plenamente defensivo y comunica varias partes del recinto. De la existencia de este camino hay noticias desde el siglo XIII, ya que tanto la actual Alcazaba como el mismo, son obra de Muhammad I, fundador de la dinastía nazarí en esa época.

El camino de ronda pasa por debajo de las habitaciones privadas permitiendo el normal desarrollo de las tareas de vigilancia sin interferir en la intimidad de sus moradores. En la actualidad, la calle de ronda está interrumpida y perdida por reformas que ya empezaron en la edad media, por lo que en varios sectores no se reconoce su trazado. El tramo que ahora se puede visitar es tal vez el que se encuentra más completo en cuanto a los elementos que lo constituyen. Muy deteriorado al discurrir los siglos posteriores a la conquista, incluso parcialmente volada la muralla por los franceses antes de su retirada.

No hay comentarios:

Publicar un comentario