POESIAS EN CASTUO Y PRESENTACIONES DE MI TIERRA



L'EXTREMEÑUS

Esparcíos por to'l mundo,
 revolando su bandera ergullosos como naide,
de sé nacíos d'esta tierra,
asín son los extremeños qu'en la sangre de sus venas
llevan el barro balego que moldeó su nacencia.




GABRIEL Y GALÁN

José María Gabriel y Galán,Frades de la Sierra, 28 junio 1870- Guijo de Granadills, Cáceres, 6 enero 1905
Poeta español en castellano y castuo.



Obtiene en 1888 el título de maestro de escuela y se le destina a Guijuelo, a unos 20 km de su pueblo natal.
Al conocer a su mujer Desideria (a la que apoda cariñosamente mi vaquerilla) en 1893, sufre un cambio radical, que se acentúa a partir de su boda.

Abandona el puesto de maestro y se traslada a Guijo de Granadilla en Cáceres, donde administra la dehesa El Tejar, propiedad del tío de su esposa.

Allí encuentra el tiempo y sosiego para madurar su poesía.
Al nacer su primer hijo (Jesús, 1898) compone El Cristu benditu, primera de sus famosas Extremeñas.




El ayuntamiento de Guijo de Granadilla mantiene la casa que habitó, como museo, donde se muestran manuscritos y objetos personales del poeta, donación de sus herederos.

EL EMBARGO







EL VAQUERILLO




LUIS CHAMIZO
Guareña, Badajoz, 7 de noviembre 1894- Madrid 24 diciembre 1945
Escritor español en castellano y en castuo






COMPUERTA:  LUIS CHAMIZO




MI EXTREMAURA

¿Qué tieni mi Extremaúra,
qué tieni la nostra tierra
que se isparan töas las ansias
¡juy!... cuando d’ella t’alejas?...

Al palral cuandu estoy lejus
er llantu a mis ojus llega
y tó er rostru me lo moja
lo mesmo que llúvia juera.




Los sentíus me se quiebran
jaciendo que se estremezan
töas las carnis de mi cuerpu
y la sangri de mis venas.

Me crugin tos los adentrus
y el arma me se menea
pa hacia arriba y pa hacia abaju
y hasta me queo sin juerzas.

Son sus campus, sus encinas,
es er verde de las jesas,
sus cantuesus y madroñas,
la culó de primavera,
sus alcolnoquis y jaras,
las oloris de la tierra
cuando las floris adornan
de amarillo, rojo y fresa,
las orillas de regatus
que entre alcoris se manejan.

Es el espinu, el romeru,
que s’arrejuntan y enréan
con er fresno, alíseo y brezu
como si abrazus se dieran.



Son las estrellas d’er cielu
cuandu en la nochi lucean
con los brillos d’er diamanti
paiciendu que tiritean.

Los venäos que de los montis
s'abajan y pastorean
metíos entre er boscaje
y las encinas mas nuevas.

Los sus coloris me parecin
salíus de la paleta
d’er más famosu pintó
que pintó naturaleza.

¿Y sus jermosas mujeris
con sus linajes de jembras
mezcla d’ encina y de rosa?...
Si te quierin te se entregan
con er corazón, con su arma,
con töa su pasión y juerza,
llenándot’er cuenco de savia
de la mejó… de la güena.

Los recuerdus de su historia,
adentru me jormiguean
y me jablan de aventuras
de gentis que en timpus jueran
valerosus conquistaores
de otras gentis y otras tierras
amasandu pa la Pátria
gloria, poer y grandeza
y pa la nuestra Extremaúra
una jartá de nobleza.

To esto tié mi Extremaúra…
y mil joras yo estuviera
sin contal apenas ná,
palrando y palrando d’ella.
                                            J.J.Romero Montesino-Espartero




HOMENALE AL ALCORNOQUE
Poema de María José Guerrero Trinidad



SEPA USTE, FORASTERU

Me trompecé el’otro día con un forasteru,
mu compuestu y mu finu,
que se llegó ende la capitá,
y decía que semus lus extremeñus incurtos y de mu mal jablá.

No soy yo una jembra de mucha gramática ni tampoco mu estudiá,
pero asina jablaba mi madre, asina jablaba mi agüela,
asina jablaban lus de mucho más pa’trás,
y asina jablo yo, pá que no se me olvide nunca ni una letra4
de la que jablan también nuestrus más grandes poetas.

Sepa usté, señó mío,
que cuandu un extremeñu jilvana toas y ca una de las letras,
empalma comu una melodía tras otra
lo que no es otra cosa que la lengua que se jabla en nuestra tierra.

Sepa usté, forasteru, qu’en cá lugá se jabla una lengua.
Y si no, aviente, aviente usté una mirá por lus jondones
 de la jistoria a vé si se da cuenta que no semus
 lus extremeñus más incurtos que lus que
 nacierun ajuera de la nuestra Extremaura.

Sepa usté, forasteru, que sabemus mu requetebien leé y escrebí lus extremeñus.
Pa eso, cuandu eramus zagalinas, un maestro mu resabio,
y mu letrau, nus enseñó en la escuela.
Y pa encandilá lus nuestrus pensares no
nus jacen falta ni las eses, ni las jerres.
Y ya, pa terminá, si tiene una miajina de vagá,
aviente usté una ojeá por lus librus de
Luis Chamizo ó de Gabriel y Galán a ve si encuentra usté,
señó mío, arguna incurtura en su pluma desgarrá.

OBRA DE TEATRO  "LAS BRUJAS"  
Luis Chamizo

fotos en

http://www.flickr.com/photos/virilo/sets/72157623193886707/show/




TRISTEZA

Obra de Rufino Delgado Fernandez. escrita en Madrid en 1925


Voy a contaltí aqueyo, mujel mía;
  te voy a icil las gielis de mi alma,
  el por qué de chequinu siempre
quería estal solu en la montaña;
el por qué no reía cuando diva
 a tu casa y estaba siempri serio,
 siempri tristí, como las nubes pardas.

Yo nunca tuví padres,
juí hijo de la desgracia,
juí un pilongu, ya ves,
 un hespiciano, un naide, un peazo e zarza.

Solu tuví querel de dos presonas:
de tío Lino y tía Cándida;
los dos que me sacaron del hespicio
pa tenelmi con ellos en su casa.
Eran dambos tan güenos y sentio

s que algunas vecis me nombraban...  
¡y si vieras, mujel, cuánta alegría al oilos icil esa palabra!

Entonces de repente

 toas mis gielis ajuían de mi alma,  
como ajuyen los lobos del cordero
al sentil los pastoris que lo guardan.
En el pueblo, en ves de Federico,

pilongu me nombraban;
çlas madres no querían vez nenguna
el velmi con sus hijos pá la plaza;
yo siempri estaba solu,  
y por esu me diva a la montaña.

Yo era pa toa la jenti como un trapo

lleno de repununza;  
los que mejol chalral quisun
conmigo me jerían más fuerte con sus chalras.

Unas vecis me iclan: -Pilonguinu,

el velti siempri solu mos da ansia;
mos dueli que los mozus del lugal
tos te ajuyan la cara,  
como si tú tuvieras culpa alguna de otras presonas malas.

Yo antoncís no poía estal oyendu,

y ajuía corriendu a la montaña,
a lloral ayí solu toas las gielis
que ajogaban mi alma.

No quería pensal si tenía padres,  

y con ellos ca y cuando me soñaba;  
los vía cerca e mí, yamalmi hijo...
¡qué dulcis me sabían sus palabras!

Yo abría los brazos pa apretal a dambos  

y ellos tamién mu juerte me abrazaban;
dicían que eran felices con jayalme
y que todas mis gielis los contara;...  
yo antonces las icía...
¡Y si vieras qué tristis se queaban!

Antoncis me jacian más caricias

y me daban más besos en la cara;  
mí madre me cogía como a un neni,  
Iciéndome: -¡Hijo mío de mi alma...!
Qué alegre estaba yo, mujel quería,
cuando to estu soñaba, y qué tristí,
 qué tristi iba queando al dispertal solinu en la montaña.




MI VIEJA EXTREMADURA







Extremadura y mi poema "Lo llevu en mi menti"




Montaje audio visual dedicado a mi nietina Selena, que aunque no haya nacido en Extremadura, será una extremeñina en Holanda, porque ella y Extremadura son, simplenti asina.

Con la canción de Lole y Manuel "Nuevo Día"