jueves, 25 de febrero de 2016

DE SANTIAGO A FISTERRA-MUXIA 1ª etapa

SANTIAGO - NEGREIRA   21KM



SANTIAGO



Desde la plaza del Obradoiro, meta del resto de rutas jacobeas, el caminante que desee proseguir camino hasta Fisterra o Muxía deberá situarse junto al Hostal dos Reis Católicos e iniciar travesía en descenso por la calle que se abre entre este antiguo Hospital Real y el Pazo de Raxoi, sede del ayuntamiento compostelano.

 Antaño se levantaba en este punto una de las siete puertas de la localidad medieval, la puerta del Peregrino o de la Trinidad, hoy desaparecida.

 En la bajada por la rúa das Hortas


 podrán observar a mano izquierda la iglesia de San Fructuoso, en cuya cornisa superior se sitúan imágenes de las cuatro virtudes cardinales: la prudencia, la justicia, la fortaleza y la templanza.

File:San Fructuoso. Santiago de Compostela.jpg


La ironía popular las ha identificado, sin embargo, con las cuatro sotas de la baraja española. Tras cruzar la rúa Galeras el peregrino enfila hacia las rúas Poza do Bar y San Lorenzo.





 Avanzados unos metros alcanza ya la carballeira (robledal) de mismo nombre, donde se localizan la primera señal y el primer mojón indicativos de este Camino.

 El caminante deja a mano izquierda el muro que delimita el Pazo de San Lorenzo





 y, en descenso, se adentra por la Costa do Cano hacia Ponte Sarela,



uno de los lugares desde donde parte (pero en sentido contrario a la sirga peregrina) uno de los paseos fluviales con mayor encanto de Santiago.


Aún así, el caminante pasará, en su travesía, junto a antiguos molinos y curtidorías, fábricas de curtidos de gran relevancia en el desarrollo económico de la ciudad compostelana desde mediados del siglo XIX y hasta la mitad del siglo XX.
Tras unos metros en ascenso por senderos acondicionados, se atraviesa de nuevo el estrecho cauce del río Sarela y se pasa junto a un poste de alta tensión.



El peregrino llega entonces, y ya por asfalto, al lugar conocido como Sarela de Abaixo,



desde donde vislumbrará por última vez las torres de la Catedral de Santiago.



Tras este último vistazo, la ruta gira hacia la derecha junto al mojón 86,722.

 Poco después se debe tener cuidado ya que la ausencia de señalización puede sembrar dudas. Se deberá continuar por la izquierda.

El itinerario prosigue como en un sencillo paseo por un bosque de robles y eucaliptos, que garantiza sombra. Tan solo algunos tramos pedregosos, y en ascenso, pueden ralentizar la marcha.

 Tras más de un kilómetro de itinerario por este sendero de ancho suficiente se produce una abrupta aunque breve bajada, en la que los caminantes deberán saltar algún árbol caído.

 Unos metros después (mojón 85, 386), en el entorno de unas viviendas del lugar de Moas de Abaixo, se cubre una amplia curva hacia la izquierda y, llegados a una bifurcación, se sigue de frente.
Tras un giro hacia la derecha, y entre chalés, se prosigue camino sobre asfalto.

El caminante se sitúa en el lugar de Carballal, en una plaza atravesada por la sirga jacobea, en la que se deja a mano izquierda un hórreo.





El rápido deambular continúa entre casas que incorporan señales jacobeas. Acto seguido, y ya de nuevo sobre tierra, y escoltada por eucaliptos, la vía afronta la subida por el conocido como monte Vilariño.

 Los tramos más pedregosos pueden dificultar el tránsito. En lo alto se toma hacia la izquierda y se avanza de nuevo por pistas de buen firme. De esta forma se arriba al núcleo de Quintáns, con sus casas de vivos colores.

 Llegados al mojón 82,062, situado frente a un stop, la ruta jacobea continúa hacia la izquierda pero los caminantes que necesiten desayunar deberán girar a la derecha, para localizar el primer establecimiento con servicios de la jornada.


Salimos del núcleo tras varios cambios de dirección y llegamos por una recta asfaltada hasta el puente medieval sobre el río Roxos,



 un buen rincón con varias mesas para descansar a cobijo del sol, aunque la primera posibilidad de refrigerio anda bien cerca.



 Sin interrupción y apenas sin esfuerzo nos plantamos en el Alto do Vento, donde hay un bar-restaurante. En este punto abandonamos el concello de Santiago para entrar en el de Ames.







Ventosa es el primer núcleo de la parroquia de Covas, al que llegamos en un suspiro por la acera de la AC-453. Dejamos esta carretera para atravesar parte de la población y la cruzamos más adelante para regresar finalmente a ella a la altura de Lombao.


 LOMBAO




AUGAPESADA




Tras cruzar la carretera CP-0204 - hay un bar supermercado a mano izquierda - comenzamos a degustar el plato fuerte del día: la subida de Mar de Ovellas, que sigue la traza del Camino Real y presenta 215 metros de desnivel.


Nada más comenzar el camino hay un banco de piedra, perfecto para ajustarse la mochila y echar un buen trago antes del esfuerzo.
Tranquilos, porque a lo largo de la subida hay alguno más. Arropados por el robledal vamos sintiendo los primeros latigazos que nos propina la cuesta, que también nos deja respirar durante algunos tramos.


 El primer kilómetro y medio lo hacemos por camino y a la altura de un depósito de agua salimos a la carretera, que ayuda a suavizar la dureza de las rampas.
Coronamos el alto do Mar de Ovellas ochocientos metros después (Km 13,8). Descendemos por la misma carretera entrando en la parroquia de Trasmonte de Ames.

Pasamos el núcleo de Carballo (Km 14,2) y Trasmonte, con bar junto al itinerario.

TRASMONTE


En este punto se recomienda tomar un desvío señalizado que conduce, tras 50 metros, a la iglesia de Santa María y al cruceiro cercano.




014 Iglesia Santa Maria, Trasmonte (1024x576)

 El templo, de mediados del siglo XVIII, cuenta en su fachada con una torre-campanario de estilo barroco con pequeña cúpula.


012 Cruceiro Santiago, Trasmonte (1024x576)
Del cruceiro lo más llamativo es el pousadoiro que le acompaña. Se trata de una mesa de piedra que era parada obligatoria en los entierros. Sobre ella se depositaba el féretro camino del cementerio mientras el cura rezaba un responso.

 La ruta continúa por asfalto, rodeada en ocasiones de castaños, por los lugares de Reino, donde, desviado a 80 metros del itinerario, el caminante podrá localizar el Mesón O Pozo (con menú del peregrino), y Burgueiros, para proseguir el descenso hasta el idílico paraje natural de Ponte Maceira.

En breve atravesamos los lugares de Reino (Km 15,5) y Burgueiros (Km 16,2).

 PONTE MACEIRA
El asfalto nos lleva hasta el río Tambre, que separa en dos el núcleo de Ponte Maceira y sirve de división entre los Concellos de Ames y Negreira.



A este lado del río la terraza de un bar brinda una excelente panorámica del magnífico puente de origen medieval. Conocido localmente por el nombre de Ponte Vella, es de finales del siglo XIV y se vino abajo en varias ocasiones por las embestidas del Tambre.

Al otro lado del puente se encuentra la capilla del Carmen o de San Blas. Según apunta Manuel Vilar se le llama indistintamente. Es del siglo XVIII y a mediados del siglo XX se le adosó el ábside semicircular.

 A su derecha queda el pazo de Baladrón, construido también entre 1945 y 1955

Después de Ponte Maceira tomamos un sendero arbolado cercano al río que nos planta finalmente en la AC-450, por la que entramos en Barca (Km 19,1).


 CHANCELA

 Dejamos la carretera por la izquierda para afrontar una subida por pista hasta A Chancela (Km 20,2),
que cuenta desde 2014 con albergue privado.

A mano izquierda se encuentra el desvío a Logrosa, donde se encuentra otro de los albergues privados y el pazo conocido como Casa do Capitán.

El itinerario continúa de frente para entrar en Negreira. Encontraremos primero las indicaciones hacia los albergues privados.

NEGREIRA

File:Negreira.Portor.Galiza.139.jpg
 Para llegar al albergue público sólo basta con seguir el camino.

Hay que atravesar Negreira (Km 21), pasar junto a la capilla de San Mauro

042 Capilla San Mauro, Negreira (1024x768)

 y el pazo de Cotón, cruzar el río y subir por carretera.



Pazo de Cotón



Fotografía del Albergue Alecrin



Fotos de internet

No hay comentarios:

Publicar un comentario