sábado, 21 de noviembre de 2015

PRESENTACIÓN DE LA VIRGEN MARÍA EN EL TEMPLO




TIZIANO, Presentación de María en el templo, 1534-1538. Gallerie dell’Accademia, Venezia

Este episodio de la infancia de María carece de base bíblica y surge solamente de adjuntos devocionales posteriores. Ninguno de los cuatro evangelios informa sobre la vida de María antes de la Anunciación.


Bartolo di Fredi. 1360

El origen de la piadosa tradición surge del llamado Protoevangelio de Santiago, según el cual la Virgen María fue llevada a la edad de tres años por sus padres, San Joaquín y Santa Ana, al Templo de Jerusalén, junto a otras doncellas.


Giotto 1303



Paolo Ucello 1435




Denys Calvaert, antes de 1619.

 Se describe la entrada de las niñas en el templo, portando lámparas, y la particular recepción de María por el gran sacerdote (denominado Yodae o Baraquías en la Vida de la Virgen de Epifanio el Monje), que profetiza su misión en la redención y la sitúa en un lugar de privilegio ("la tercera grada del altar"), donde la niña baila.



La tabla correspondiente a la Presentación del Retablo de Marienfeld (Marienfelder Altar),12 de Johann Koerbecke, ca. 1456-1457.
 La estancia de María en el templo se prolonga hasta los doce años; momento en el que, para evitar la contaminación que supondría la presencia de una mujer, el gran sacerdote, a quien se en esta ocasión se nombra como Zacarías (identificado como hijo de Baraquías en el texto de Epifanio), convoca un concurso para decidir con quién se casará.



Cima da Conegliano, ca. 1496-1497



Vista cerrada del Retablo Kempen, del Maestro de la Sibila Tiburtina,14 1475-1480.


La Presentación de la Virgen María es un tema muy presente en la pintura bizantina y en la pintura gótica italiana.



Mosaicos de San Salvador de Cora 1315-1321. La convención del tema permite a los pintores desarrollar una particular variante del paisaje: la representación del entorno arquitectónico, particularmente el que se desarrolla a partir de las "gradas" o escaleras sugeridas por el pasaje protoevangélico.

 María como una niña, más esbelta y vivaracha de lo que se esperaría en una infante de apenas tres años,  justo cuando sube con paso decidido, sin ayuda de nadie,  las quince gradas sobre las que, según los apócrifos, se levanta el templo de Salomón, en correspondencia con los quince salmos graduales (uno por peldaño) que debían recitarse a medida que se iba subiendo hasta el ingreso del santuario.



Luca Giordano, ca. 1672-1674.  La niña subió los quince escalones con rapidez, y sin mirar atrás hacia sus padres, en señal de absoluto desapego hacia ellos y de total entrega a Dios, comportamiento de tal desenvoltura e independencia en una niñita de tan corta edad que causaría la estupefacción de sus padres,  de los sacerdotes y los demás asistentes al acto.

No hay comentarios:

Publicar un comentario