lunes, 8 de diciembre de 2014

LA TARDE DE LA INMACULADA DEL PAPA FRANCISCO

DÍA DE LA INMACULADA EN ROMA




Un bombero ha puesto la corona de flores en la imagen de la Virgen en 'Piazza di Spagna'.



Palabras del Papa en el rezo del Angelus








Esta tarde iré a Santa María la Mayor para saludar a la Salus populi romani y luego a la Plaza de España








 para renovar el tradicional acto de homenaje y de oración a los pies del monumento a la Inmaculada.



 Será una tarde dedicada toda a la Virgen. Les pido que se unan espiritualmente a mí en esta peregrinación, que expresa devoción filial a nuestra Madre celeste.

Oración:

 Oh María, Madre nuestra, Hoy el pueblo de Dios en fiesta te venera Inmaculada, preservada desde siempre del contagio del pecado.
Acoge el homenaje que te ofrezco en nombre de la Iglesia que está en Roma y en el mundo entero. Saber que Tú, que eres nuestra Madre, estás totalmente liberada del pecado nos da gran consuelo.



 Saber que sobre ti el mal no tiene poder, nos llena de esperanza y de fortaleza en la lucha diaria que debemos realizar en contra de las amenazas del maligno.
 Pero en esta lucha no estamos solos, no somos huérfanos, porque Jesús, antes de morir en la cruz, nos ha dado a Ti como Madre.
 Nosotros, por lo tanto, a pesar de ser pecadores, somos tus hijos, hijos de la Inmaculada, llamada a aquella santidad que en Ti resplandece para gracia de Dios desde el inicio.



 Animados de esta esperanza, nosotros hoy invocamos tu materna protección para nosotros, para nuestras familias, para esta Ciudad, para el mundo entero.
 Que el poder del amor de Dios, que te ha preservado del pecado original, por tu intercesión, libere a la humanidad de toda esclavitud espiritual y material, y haga vencer, en los corazones y en los eventos, el plan de salvación de Dios.
 Haz que también en nosotros, tus hijos, la gracia prevalezca sobre el orgullo y podamos llegar a ser misericordiosos como es misericordioso nuestro Padre celestial.




 En este tiempo que nos conduce a la fiesta de la Natividad de Jesús, enséñanos a andar a contracorriente: despojarnos, a abajarnos, a donarnos, a escuchar, a hacer silencio, a descentrarnos a nosotros mismos, para dejar espacio a la belleza de Dios, fuente de la verdadera alegría.

 ¡Oh Madre nuestra Inmaculada, reza por nosotros!











Fue el 8 de diciembre de 1854 el beato Papa Pio IX, definió el dogma de la Inmaculada Concepción de la Virgen María. Tres años después, en 1857 bendijo e inauguró el monumento de la Inmaculada en la Plaza de España de Roma.

 Fue el Papa Pio XII quien inició a enviar flores en dicha estatua en la solemnidad de la Inmaculada. Pero fue San Juan XXIII en 1958, quien depositó el mismo en el monumento, una cesta con rosas blancas, y este hecho fue continuado por los papas Pablo VI, San Juan Pablo II, Benedicto XVI y ahora Francisco.

No hay comentarios:

Publicar un comentario