lunes, 8 de diciembre de 2014

INMACULADAS DE MURILLO EN EL MESEO DEL PRADO

LAS INMACULADAS DEL MUSEO DEL PRADO

  La Inmaculada del Escorial

La Inmaculada de Santa María la Blanca responde por lo demás al prototipo creado por el pintor hacia 1660 o poco más tarde, años a los que pertenece la llamada Inmaculada de El Escorial
Museo del Prado.

File:Inmaculada Concepción (Murillo, El Escorial).jpg

La fuente iconográfica se encuentra en la aparición de la Virgen a la dama portuguesa Beatriz de Silva que fundo en el siglo XVI en Toledo la Orden de la Concepción Purísima.

 En la aparición la describió con los ojos alzados al cielo y los brazos cruzados sobre el pecho, rodeando su cabeza 12 estrellas que formaban una corona plateaba.La describió llevando una túnica blanca y un manto azul
 Una de las más bellas y conocidas del pintor, quien se sirvió aquí de una modelo adolescente, de mayor juventud que en sus restantes versiones.


 El perfil ondulante de la figura, con la capa apenas despegada del cuerpo en dirección diagonal, y la armonía de los colores azul y blanco del vestido con el gris plateado de las nubes por debajo del resplandor levemente dorado que envuelve la figura de la Virgen, son rasgos que se encuentran en todas sus versiones posteriores hasta la que probablemente sea la última:


Una de las Inmaculadas más conocidas y bellas de Murillo y que destaca por su aspecto juvenil donde el maestro sigue las normas iconográficas de Francisco Pacheco en su obra "Arte de la pintura" (1649) para pintar a la Virgen. Debe su nombre a que aparece registrada en 1788 en la Casita del Príncipe de El Escorial, como pertenencia del príncipe Carlos IV, pasando después al Palacio Real de Aranjuez y desde 1819 al Museo del Prado.



Imaculada Concepción
1665
  La Inmaculada Concepción  - Bartolomé Esteban Murillo - Museo del Prado, MADRID


Esta obra fue adquirida por el cardenal Gaspar de Molina y Oviedo (Sevilla) y después pasó a la reina Isabel de Farnesio, esposa de Felipe V, gran admiradora de la pintura de Murillo.

 En 1746 el cuadro se encontraba en el palacio de La Granja, pasando al de Aranjuez en 1794 y definitivamente al Museo del Prado en 1819.
 Estamos ante una obra que se aparta de los esquemas iconográficos habituales al representar a la Virgen solo de medio cuerpo.

Inmaculada Concepción

La Inmaculada Concepción  - Bartolomé Esteban Murillo - Museo del Prado, MADRID


El año 1729 la corte se traslada a Sevilla y el Alcázar se convierte en residencia real.
 La reina Isabel de Farnesio, gran amante del arte, descubre la obra de Murillo en las iglesias y conventos de la ciudad y queda cautivada tanto por la temática como la radiante belleza de sus composiciones de forma que adquiere varias obras del maestro sevillano para su colección particular. Entre esas adquisiciones figura esta Inmaculada que decoró el Palacio de la Granja en 1746, pasando posteriormente al Palacio de Aranjuez (1794), Palacio Real de Madrid (1814) y Museo del Prado (1819).
Inmaculada de Arajuez

La Inmaculada de Aranjuez  - Bartolomé Esteban Murillo - Museo del Prado, MADRID

Debe su nombre a que procede del Palacio Real de Aranjuez donde estuvo expuesta en la capilla de San Antonio hasta 1818. Esta Inmaculada realizada en la última década de vida de Murillo ya no muestra los rasgos adolescentes de sus primeras obras y la figura de María aparece más estilizada en un planteamiento más barroco tanto en las formas como en la composición.
lLa Inmaculada Concepción de los Venerables,

 también llamada Inmaculada Soult (Museo del Prado), que podría haber sido encargada en 1678 por Justino de Neve para uno de los altares del Hospital de los Venerables de Sevilla.

Murillo - Inmaculada Concepción de los Venerables o de Soult (Museo del Prado, 1678).jpg

A pesar de su considerable tamaño, la Virgen aparece aquí de dimensiones más reducidas al aumentar considerablemente el número de angelitos que revolotean alegres a su alrededor, anticipando el gusto delicado del rococó. Sacada de España por el mariscal Soult, cuando se tenía, según Ceán Bermúdez, por «superior a todas las de su mano», fue adquirida por el Museo del Louvre en 1852 por 586 000 francos de oro, la cifra más alta pagada hasta ese momento por un cuadro. Su posterior ingreso en el Museo del Prado se produjo como consecuencia de un acuerdo firmado entre los gobiernos español y el francés de Philippe Pétain en 1940, cuando la estimación del pintor había decaído, siendo canjeada junto con la Dama de Elche y otras obras de arte por una copia del retrato de Mariana de Austria de Velázquez, entonces propiedad del Museo del Prado, que en aquel momento se consideraba la versión original del retrato.60

No hay comentarios:

Publicar un comentario