viernes, 22 de diciembre de 2017

EL NIÑO JESÚS EN EL PESEBRE



"Dio a luz a su hijo primogénito, lo envolvió en pañales y lo recostó en un pesebre”.

Así resume San Lucas el momento más trascendental de la historia de los hombres.





El mundo se iluminó

Cuando nació el Niño Dios, el lugar escogido fue aquel humilde Pesebre en las afueras de Belén de Judá, el mundo se iluminó.



Clarisas de Siruela
 La estrella se posó sobre él, e indicó a quienes lo supieron reconocer y seguir su rastro, con su inmensa luz el más bello acontecimiento de amor que cambiaria para siempre la Historia. Convirtiendo aquel sencillo lugar en el que irradió mayor belleza y esplendor sobre el mundo, porque toda su hermosura provenia del inmenso amor del corazón de quienes lo habitaban hacia los demás, que siempre se reiteró y cumplió en todos los acontecimientos de sus vidas.


 El arte así lo ha reflejado y plasmado en muchas  obras, el Hijo de Dios en un pesebre, durante siglos.

tVBKX El Niño Jesús

El Niño Jesús es una de las formas de adoración a la persona de Jesús, hijo de Dios, específicamente en su etapa de infancia. Esta forma de adoración es aceptada por la Iglesia Católica Apostólica Romana, y es característico de esta iglesia celebrar las fiestas al Divino Niño (tal y como cariñosamente se suele nombrar al Niño Jesús) en el mes de diciembre, celebrando su nacimiento puntualmente en la medianoche del 25 de diciembre de cada año.





Niño Jesús de la Cabalgata de los Reyes Magos 2015 / JUAN MARÍA GALLARDO

Una talla de la escuela sevillana del Siglo XVIII de notable factura y donada por la familia Bellver


Ee trata de una imagen de Jesús nacido y recostado sobre un cojín de plata, realizado por el orfebre Fernando Marmolejo datado en la escuela sevillana de finales del siglo XVIII y principios del XIX.



Niño Jesús de la parroquia de Santa Ana de Sevilla


 
Son numerosos los investigadores que señalan a éste como uno de los primeros modelos exentos del Niño Jesús que surgieron en el campo devocional.


Niño Jesús del Belén de Transmisiones de Burgos


Las obras pertenecientes a este popular arquetipo muestran ordinariamente al Infante acomodado en una cuna o pesebre recostado sobre su espalda, bien dormido con las manos cruzadas sobre el pecho, o despierto, a veces sonriente y con los brazos abiertos, como queriendo llamar la atención del espectador.



 Incluso en ocasiones, consciente de su divinidad, el Niño bendice a sus adoradores mediante la formula de la benedictio latina.
 También algunos autores, en un alarde de naturalismo infantil, han añadido efectos como el ademán de chuparse el dedo índice o elementos como sonajas y chupetes.

La ausencia total de atributos o elementos iconológicos es uno de sus rasgos principales, a excepción de las potencias o halo que en ocasiones coronan la cabeza de la imagen.

En sus versiones pictóricas también se puede dar el caso de proporcionar una luz que emerge desde la figura del Infante, materializando pictóricamente el resplandor que, según los Evangelios, emanaba del cuerpo de Jesús, iluminando la cueva de Belén.


Resultado de imagen de niño jesús en el pesebre


.Otros presentan la cabeza cubierta por un capillito conmemorando esa práctica habitual en siglos pasados de cubrir el cabello del acristianado con un pañito o capillo de lienzo blanco, llamado “ymplia”, durante los tres días posteriores a su bautizo, con intención de preservar el sacramento recibido.

Imagen relacionada


 Uno de sus variantes más extendidas es la conocida como el Niño de Fajar, que sigue las características propias de este grupo pero con la particularidad de que ambos brazos de la imagen se pegan al cuerpo para facilitar su fajado.


Niño de la piedad de los Agustios

Es ina imagen de 60 cm incluido su envoltorio, realizada en el s. XVII.
 La talla fue dada como regalo hacia 1600 a la iglesia los Agustinos de Munich.
 Este niño se cayó a uno de los padres de las manos al suelo, rompiéndose. La leyenda dice que en las siguientes Navidades estaba de nuevo en perfecto estado por un milagro.
Desde entonces se hizo tan popular en Munich que muchas familias hicieron una copia .

En el curso de la secularización del monasterio, el Gnadenkindl (Niño de piedad) paso aser propiedad del hospital de Elisabeth.
El 18 de abril de 1817 el principe heredero Ludwig donó este niño al ayuntamiento. Desde ese momento y hasta hoy se expone en el Altar Mayor desde Navidad hasta la Candelaria.

Fuente     camara-de-maravillas.blogspot.com.es/

Niño Jesús de la Capilla de los Marineros

NIÑO JESUS CAPILLA DE LOS MARINEROS.

El Niño está en la capilla de los marineros de La Hermandad de La Esperanza de Triana y lo hizo Luis Alvarez Duarte

No hay comentarios:

Publicar un comentario